Bustos Fierro consideró que por el momento no existen pruebas para involucrarlo en la investigación, al contrario de lo que sostiene el fiscal Senestrari.

Se cae además la imputación al presidente de Toyota Compañía Financiera SA, José Eduardo Espinelli.

El juez federal Nº1, Ricardo Bustos Fierro, desestimó la imputación que pesaba sobre el empresario Euclides Bugliotti en el marco de la causa por la financiera ilegal Cordubensis (CBI).

Bustos Fierro también descartó la promoción de acción penal que pesaba sobre el contador de Bugliotti, Javier Fernando Guevara Amado. Además, el magistrado desestimó la imputación del presidente de Toyota Compañía Financiera SA, José Eduardo Espinelli.

El fiscal puede apelar ahora la medida ante la Cámara Federal.

"No hay requisitos mínimos de sospecha razonable para atribuirle a Bugliotti los delitos. El juez consideró que a 15 meses de iniciada la investigación no pasa de una mera suposición la promoción de acción penal", dijo a La Voz el abogado de Buligotti, Sebastián Becerra Ferrer.

El fiscal Enrique Senestrari había acusado al titular del Grupo Dinosaurio de realizar aportes de capital a la financiera a través del depósito de cheques de la obra social Osecac, por unos 50 millones de pesos. Pero según el juez, debe descartarse esa acusación y por eso desestimó directamente el hecho 81° de la instrucción.

Las imputaciones eran por la supuesta participación en el marco de una asociación ilícita, lavado de dinero e intermediación financiera ilegal a través de CBI, la empresa que colapsó luego de la muerte de uno de sus directivos, Jorge Suau.

El juez Bustos Fierro, pese a rechazar la imputación, le fijó a Bugliotti una caución por 600 mil pesos para asegurar que colabore con la investigación.

El fiscal Senestrari había pedido la detención de Bugliotti. Ese planteo ya había sido rechazado. El fiscal, incluso, había insistido nuevamente en que el juez se aparte de la causa ya que aparece en fotos durante una fiesta con Bugliotti.