El jefe de Policía, Julio César Suárez, dijo que la fuerza necesitaba un cambio. “Teníamos que oxigenar la plana mayor para encarar la última parte del año”, sostuvo.
jefe de Policía, Julio César Suárez, relevó a casi toda la cúpula policial de Córdoba porque consideraba que la fuerza necesitaba un cambio.

Suárez dijo a La Voz que estaba “muy agradecido“ con los cuatro comisarios generales que pasaban a retiro. “Teníamos que oxigenar la plana mayor para encarar la última parte del año”, confesó.
Los cambios
Los jefes pasados a retiro son:

El director General de Investigaciones Criminales, Miguel Oliva.
El jefe de la Policía Caminera, Daniel Moroldo.
El titular de las Departamentales Sur, Miguel Casteló.
El titular de las Departamentales Norte, Abel Díaz.
También fue reemplazado el subjefe Héctor Laguía, que estaba con carpeta médica, por el comisario mayor Mario Tornavaca.

Casteló será remplazado por Dante Herrera, comisario mayor proveniente de Villa de María del Río Seco. El jefe de la Departamental Villa Carlos Paz, Jorge Quevedo, asumirá al frente de Investigaciones Criminales. Por Moroldo quedará el segundo de la Caminera, comisario mayor Sergio Osés. Los nuevos integrantes de la Plana Mayor asumieron a las 18.30 durante una ceremonia que se celebró en la Central de Policía.

Suárez sostuvo que con la “oxigenación” se busca una “mayor dinámica de aquí a fin de año”.

Seguridad
Los cambios en la fuerza coinciden con el lanzamiento de un plan de seguridad que incluye la incorporación de más de 1.600 policías, cámaras de seguridad y comisarías móviles, anunciado por el gobernador José Manuel De la Sota una semana atrás.

Esta mañana fue relevado también el titular de la comisaría de Monte Cristo, luego de una movilización de los vecinos.

Crítica
El legislador provincial y candidato a gobernador por el Frente Progresista, Roberto Birri, fue uno de los primeros en hacerse eco de la noticia y consideró que la renuncia de la plana mayor de la Policía es “la crónica de una muerte anunciada". Además, sostuvo que "el primero en ofrecer su renuncia debió ser el actual jefe de Policía, Julio César Suárez, por ser el principal responsable, luego del gobernador, del fracaso de las políticas de seguridad en la Provincia”.