Hay 10 precandidatos a intendente, por seis agrupaciones.
Río Tercero vota hoy, luego de una intensa campaña electoral. Aunque, en realidad, el resultado no definirá quién será su intendente hasta 2019, sino que seleccionará los candidatos que participarán de los comicios definitivos.

De eso se tratan las Paso (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias). Es la única ciudad, junto a Colonia Caroya, que optó por esta modalidad en Córdoba.

De los 10 precandidatos que se presentan en Río Tercero, seis quedarán en carrera para la elección final, si es que al menos logran sumar el tres por ciento de los sufragios (unos 800 votos).

Tres partidos dirimen sus internas por esta vía: el radicalismo, Unión por Córdoba (PJ) y el kirchnerismo. Otros tres partidos llevan listas únicas, sin competencia interna por dirimir aunque con la premisa de superar, al menos, el tres por ciento.

Por el radicalismo, que lleva 12 años en el poder municipal, se presenta el intendente Alberto Martino, que busca su reelección. Compite frente a su predecesor, exaliado político y actual legislador provincial Luis Brouwer de Koning, y al dirigente Marcelo Prado, por una agrupación que se presenta como distante de ambos en la interna partidaria.

El peronismo dirime su candidato entre dos listas: la de Sergio Kerly Raffo (afín al delasotismo) y la de Yamil Mengo Becil (de la línea que lidera Martin Llaryora).

El Frente por la Victoria, a su vez, presenta dos opciones, encabezadas por Horacio Chiarella y Ana Metrángolo.

Juan Pablo Peirone es el candidato del Frente Todos por Río Tercero, que aglutina al Frente Cívico, el PRO y al ARI, y que en 2011 estuvo a 200 votos del radical Martino.

Alejandro Schwander se postula por la agrupación Es Posible, ligada al justicialismo de San Luis, y el exintendente Carlos Rojo (que gobernó 12 años por el peronismo) intenta su
regreso, pero esta vez a través del Movimiento de Acción Vecinal.

Se usará una boleta única. El padrón suma 41.563 electores, entre los que están comprendidos los jóvenes de 16 años que pueden sufragar aunque su voto no es obligatorio.