Por las escuchas telefónicas, Guillermo Marconi (SADRA) reclamó la renuncia del representante argentino en el Comité de Árbitros de la Conmebol. En tanto que el polémico referí guaraní fue suspendido.
El arbitraje sudamericano quedó en medio de escándalo, que salpica a los réferis argentinos al conocerse las escuchas telefónicas sobre suspuestos arreglos de partidos.

Este lunes, el juez paraguayo Carlos Amarilla, el principal involucrado, fue parado por su Asociación.

En repuesta, el árbitro guaraní pidió que "se investigue" su actuación en el partido entre Boca y Corinthians, en la final de la Libertadores 2013 que ganaron los brasileños, luego de que escuchas telefónicas del fallecido presidente de AFA, Julio Grondona, señalaron que el partido pudo haber estado arreglado.

"No será por mi cara bonita que dirigí todos los partidos. Con mil gusto y placer quiero que haya una investigación. Es lo que más quiero, que me investiguen", enfatizó Amarilla.

Las acusaciones sobre la actuación de Amarilla en el partido mencionado, comenzaron luego de una escucha telefónica entre el fallecido dirigente argentino y el ex árbitro Abel Gnecco, presidente del Colegio de Árbitros de Conmebol, en donde Grondona dijo que la designación de Amarilla fue "el refuerzo más grande que tuvo Boca".

Luego del partido, que ganó Corinthians 2 a 0, Amarilla fue suspendido por un tiempo por la Conmebol, debido a que tuvo errores en su actuación.

Que Gnecco deje el cargo
El secretario general del SADRA, Guillermo Marconi, aseguró que le pidió a la AFA que el representante argentino en la comisión de arbitraje de la Conmebol, Abel Gnecco, abandone el cargo por su vinculación en el escándalo que se desató por la manipulación en la designación de partidos y árbitros.

"Nosotros venimos pidiendo que Gnecco deje su cargo, es un ciclo cumplido. No es tarea nuestra, sino de los dirigentes, el nombre que debería reemplazar a Gnecco", expresó Marconi.

En ese sentido, Marconi indicó que estuvo reunido con el presidente de la AFA, Luis Segura, y el secretario general de la entidad, Miguel Silva, para pedirle que Gnecco, de 70 años, sea separado de su cargo.

El responsable del SADRA expresó que "hace un tiempo le pedimos a Segura que cambie el representante en la Conmebol", algo que cobró mayor preponderancia al conocerse escuchas telefónicas entre Grondona, y el propio Gnecco para la manipulación de árbitros en partidos internacionales.

Además, Marconi adelantó que se le iniciará una acción penal al dirigente Gustavo Ceresa, quien fue presidente del Consejo Federal de Fútbol y arregló partidos de los torneos del interior.

Asimismo, el dirigente del gremio de los árbitros pidió que "todos" los habilitados para poder dirigir los fines de semana en el fútbol argentino "ingresen en el bolillero", para así evitar suspicacias a la hora de las designaciones en los diferentes partidos.

Sin embargo, Marconi se preocupó en aclarar que "no tenemos sospechas. En los últimos 20 años no hubo un hecho que señale a un árbitro".